“El objetivo de cada vida es crecer en sabiduría y aprender a amar mejor.”

Rachel Naomi

  • Marc Franch Jaraba

El camino de crecimiento personal.

Actualizado: 13 may

Vivimos bajo la ilusión de nuestra mente, una mente ordinaria, un velo que ciega quién realmente somos, un encanterio, nuestro Ego que no nos permite ver el camino que pisamos.


Aun así, si por unos minutos descansamos y posamos nuestra atención sobre esta ilusión con el afán de familiarizarnos con ella, como cuando uno medita, emprenderá una ardua e incómoda travesía, como el mito del viaje de Ulises.


Un viaje circular, con un inicio y un final abierto. Una travesía con seis estadios:


Estadio 1: " Abrir los ojos "

Ulises era el rey de Ítaca, partió de allí para participar en la guerra de Troya que duró diez años. Cuando terminó, su único deseo era regresar para reencontrarse con su esposa Penélope y su hijo Telémaco, los dioses habían preparado a Ulises un largo y accidentado viaje.


¿Por qué uno abriria los ojos que no sabe que tiene? ¿Cómo uno puede despertar de un sueño que no sabe que duerme? Cuando uno se enfrenta a la única verdad de la vida, cuando uno se enfrenta a la muerte, como en Troya, uno abre los ojos por accidente. Y los accidentes ocurren a veces por accidente, o por alguna gracia divina que se escapa del raciocinio humano. La verdad es que los accidentes pueden llegar a ser la chispa que enciende el motor de nuestra consciencia.


Abrir los ojos por primera vez es como despertarse de un largo coma, inducido desde el dia que nacimos. La sensación es cruda y fría, una vida, unos años perdidos; cuán doloroso es, casi tiene sentido la función engañosa de éste invisible velo de nuestra mente. Es como la extracción de un bebé que gozaba del paraíso, en el vientre maternal, una expulsión traumática hacia lo desconocido, el mundo exterior.


Éste engaño de la mente ordinaria está muy arraigada en nuestra percepción de la realidad, como el mito de la caverna de Platón, que explica:


“No son los ojos los que ven, sino lo que nosotros vemos por medio de los ojos”.


También y más popularmente conocido cinematográficamente en The Matrix , Morpheus dice:


"Matrix es el mundo que ha sido puesto sobre tus ojos para cegarte de la verdad.”



Con el primer abrir de ojos se desencadena una serie de preguntas que traen más preguntas y más darse cuenta. Así se empieza el primer proceso alquímico: donde la ilusión incolora de la vida se diluirá lentamente.

Como cuando Ulises, al terminar la guerra, se diese cuenta de un silencio que despierta un antiguo sufrimiento en forma de dolor: el duelo de la partida de Ítaca, la despedida de Penélope y Telémaco.


Alquímicamente éste dolor suavemente se transformará en un estado de claridad y una beatitud que señalaran como una brújula el próximo rumbo. El sentimiento de esta brújula traerá una paz envolvente, como el viento que sopla la velas de la embarcación de vuelta a Ítaca.



Estadio 11: " Pasiones que ciegan "


En el viaje a la profundidades de nuestro ser uno se percata, poco a poco, de todas los obstáculos, resistencias y entretenimientos que plantea una mente ordinaria para escaparse de la verdad, la vuelta a Ítaca:


Ulises por diez años más tuvo que enfrentarse a los vientos perezosamente desfavorables; al escepticismo como la flor de loto que borró la memoria a su tripulación; a los Cíclopes gigantes golosos y borrachos; a terribles dioses de los mares que descargaban su ira con inmensas tempestades; al miedo instaurado por la maga Circe que convertía en cerdos a sus compañeros; a la lujuriosa belleza del canto de las sirenas que hacían naufragar a los marineros; a la vanidad de la ninfa Calipso, que lo retuvo seducido durante siete años a su lado; y tras la tenacidad bajo la brújula en su corazón consiguió llegar después de veinte años a Ítaca.


El explorador tenaz se familiariza con sus resistencias y pasiones causantes de su sufrimiento más silencioso e inconsciente. Poco a poco se abrirán minúsculos espacios que habilitan momentos de vacío entre todas ellas: entre pensamiento y pensamiento, como cuando uno contempla las nubes deslizándose por el cielo y goza del cielo azul después de enfrentarse a los monstruos marinos de Escila y Caribdis que protegen el velo ilusorio de nuestro orgulloso Ego.


Esos momentos de vacío siembran más momentos de vacío y estos siembran una mente más clara, más sana y más compasiva hacia el sufrimiento personal y el ajeno. Es allí donde aflora la verdadera naturaleza de la mente, y la astucia y la compasión de Ulises para proteger a sus camaradas y así mismo.


Estadio 111: " Entregarse y morir "



Como mencionaba, durante siete años Ulises se encontró bajo los encantos de la ninfa Calipso, pero su corazón aún atesoraba con nostalgia a su esposa Penélope y a su hijo. Este sentimiento vital lo impulsa a construir una pequeña balsa y así escapar de la isla Ogigia.


Cómo en el viaje del héroe, el Ego en cada momento pierde más fuerza en proporción a su desnudez, y paradójicamente el viaje nos desafía en nuevas y complejas formas.

Aquí Ulises se enfrenta, a la deriva, a un gran desierto acuático cuyo amo y señor es un antiguo enemigo suyo, Poseidón. E aquí las nuevas y complejas formas de los desafíos porvenir: el silencio, la soledad y el miedo existencial que la vida conlleva; la muerte.


Lo que empieza por una lucha quijotesca contra un gran desierto marino, termina con la muerte del Ego, el desprendimiento del velo ilusorio y la muerte del Yo. Cuando uno se entrega a la muerte por la furia de Poseidón quién destroza su balsa, paralelamente también uno se está entregando a un gran salto al vacío, donde el Ego se resistirá exclamando "¡no te rindas a las profundidades del infierno!, ¡no te rindas o vivirás todas las pesadillas y torturas que tanto temes!, ¡sin Ítaca, sin Penélope, ni Telémaco!".


Estadio 1v: " "


El Ego se protegerá y usará todos los trucos para no saltar, si los superas potencialmente se convertirá en el milagro de la vida; el renacimiento.


Pues uno renace siendo una mariposa, una ave fénix que quiere volar alto, bien alto, con sus nuevas y preciosas alas. He aquí el nuevo desafío, donde el Ego nunca murió y en su lecho de muerte da sus últimas puñaladas envenenadamente para que vueles tan alto hasta quemarte con la luz sol como el mito de Ícaro escapando de Creta, alejándote de tu origen, tu jardín, tu mamá, tu papá y tus hermanos. Ciegamente, tu mente ordinaria aún susurra que "ya no eres un gusano, ahora eres ésta deidad en forma de ángel que tiene el poder de ser feliz para siempre".

Ahora es momento de volver a la tierra, el mayor desafío de todos. Ser terrestre con alas de ángel. Este es el desafío del Ego iluminado, el ego espiritual, "¡qué pérdida!". Ahora toca la integración del gran viaje de Ulises por todo el mediterráneo y descansar en Ítaca como un lugareño más. Así emprenderemos el duelo del ángel caído, transitando por la negación de lo lugareño, la transición de la ira, la negociación con la lujuria y la soberbia de Lucifer (L'Ange déchu - El Angel Caído) hasta la aceptación y la integración lo simple y ordinario, en forma de paz y ecuanimidad.


Que corto se hace un viaje así, escrito. La vivencia, en cambio, es intangible e indescriptible, cada uno tiene el suyo y aquella que parece la última escena siempre es una más en el camino.


Para finalizar, te invito a viajar y emprender tu travesía entrando aquí y ahora en contacto con esta actitud meditativa, ahora mientras lees: respira y date cuenta de tu cuerpo, tu postura. Trata de darte cuenta del escenario que te rodea, con su banda sonora y la belleza que te envuelve. También date cuenta que habitualmente vives en la mente ordinaria, no hay tanta belleza, ni tantos colores, ni tanto amor por aquello que te rodea, como al prójimo; más bien vas con el piloto automático, y tú estás desconectado.


Solamente tu vivencia consciente te familiarizará con tu verdadera naturaleza, tu poder amoroso y curativo ilimitado; hacia ti y quién te rodea.


Por ello te propongo que empiezas a integrar tus sombras, dándote cuenta y aceptando que:

“No estás familiarizado con tu verdadera esencia.”

Meditación, terapia y una actitud consciente revelarán quién eres realmente.


En nuestra consulta de Gestalt Terapia Bcn cada miércoles a las 19.00H hay una sesión de Mindfulness; la primera siempre es gratuita, reserva tu plaza.


Si más no, también te propongo una primera sesión de terapia gratis, para explorar y experimentar como es el trabajo terapéuticamente e individual.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo